Atrás

Resistencias de Betaseed

Cultivo competitivo gracias a nuestras resistencias y tolerancias

Cultivo competitivo gracias a nuestras resistencias y tolerancias

Las variedades de remolacha azucarera no se empezaron a cultivar hasta el siglo XIX. Los primeros procesos de selección se llevaron a cabo en regiones con una baja incidencia de enfermedades; por este motivo, la remolacha azucarera apenas tiene ninguna resistencia natural.

Sin embargo, las variedades resistentes o tolerantes garantizan un cultivo competitivo y cada vez son más importantes, debido al cambio climático y las condiciones políticas subyacentes. Además, forman parte de la protección integral del cultivo.

Las plantas presentan resistencia o tolerancia, por ejemplo, contra enfermedades, plagas de insectos, pesticidas y condiciones climáticas. Estas propiedades son el resultado de un trabajo de cultivo de éxito.

Betaseed invierte anualmente una cantidad considerable en el desarrollo de resistencias. Los objetivos son los siguientes:

  • Variedades con resistencias mejoradas.
  • Variedades con tolerancias que presentan un nivel de rendimiento similar a las variedades comunes que no tienen ninguna propiedad de resistencia especial.

Las condiciones adversas de Estados Unidos favorecen el desarrollo de resistencias efectivas por parte de los cultivadores de Betaseed. La incidencia natural de enfermedades y la selección local son aspectos claves en el proceso de cultivo.

En cuanto a la cercospora, enfermedad principal de la hoja en la plantación de remolacha azucarera, Estados Unidos ofrece la oportunidad de seleccionar una gran diversidad de condiciones en el mismo país. Esto nos ayuda a desarrollar variedades de Betaseed específicas para Europa cuyas hojas estén perfectamente sanas.

En las áreas afectadas por la rhizoctonia, es prácticamente imposible cultivar la remolacha azucarera a menos que se utilicen las variedades resistentes. Las condiciones y la selección intensiva realizada por Betaseed en Estados Unidos nos ha ayudado a desarrollar variedades tolerantes a la rhizoctonia. Este trabajo centrado en el cultivo proporciona variedades como la BTS 6000 RHC, que garantiza un rendimiento competitivo en zonas afectadas por la enfermedad.

Calculator